La interacción de João Louro

el

La obra “Blind image #87L” del artista portugués se encuentra en la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

João Louro nació en 1963, en Lisboa, donde vive y trabaja. Estudió arquitectura en la Universidad de Lisboa y pintura en la Ar.Co School of Visual Art. El cuerpo de trabajo de João Louro abarca pintura, escultura, fotografía y video. La obra de João Louro desciende del arte minimalista y conceptual, con especial atención a los movimientos de vanguardia de principios del siglo XX. Dibuja una topografía del tiempo, con referencias que son personales pero principalmente son generacionales. Con el recurso regular al lenguaje como fuente, así como a la palabra escrita, busca una revisión de la imagen en la cultura contemporánea, partiendo de un conjunto de representaciones y símbolos del universo visual colectivo. El minimalismo, el conceptualismo, la cultura pop, el estructuralismo y el postestructuralismo forman sus fuentes de inspiración.

“Blind image #87L”, 2004, 140 x 180 cm, acrílico sobre lienzo y plexiglás. Obra de la Colección FCDP.

El cine, y en particular el cine negro estadounidense, también es una presencia recurrente (o quizás más precisamente una ausencia) en el trabajo de Louro. Al igual que la cultura popular en general, revisitada a través de figuras de diversos campos. El artista tiene una extensa serie de obras que se presentan como pinturas de gran formato que representan portadas de libros famosos del canon occidental: Les Chants de Maldoror, de Lautréamont, The Origin of Species, de Darwin, Brave New World, de Huxley, o Joyce’s Ulysses, entre muchos otros.

Como artista visual, está representado en varios museos y colecciones internacionales. Fue el representante portugués en la Bienal de Venecia de 2015, con la exposición “I Will Be Your Mirror”. La forma en que su trabajo aborda críticamente varios aspectos de la sociedad contemporánea todavía lo hace correr el riesgo de ser etiquetado como artista político, una designación que rechaza, considerando que la obra de arte adecuadamente politizada “se queda corta” del “propósito más general” de la creación artística. Lo que interesa, necesita, son “los signos del tiempo”, y es al mirar la realidad actual que la política “puede cruzar” lo que hace. “Es precisamente este imperativo presenciar el tiempo en que vives lo que abre el espacio para la creación”, dice Louro.

“Creo que la única forma de actuar en el espacio contemporáneo es dejar la obra abierta. El espectador debe de tener algo que decir y no actuar como un elemento pasivo sino como elemento activo. Estoy seguro de que el cerebro ocupa el vacío cuando se depara con él. Es preciso sacar partido de eso. Como artista, intento aprovechar esa característica del género humano. La tarea del artista es esa manera de «generar problemas», que son preguntas. En ese sentido, la obra de arte es un detonador que desencadena asociaciones de ideas, revela, emociona… Es lo que busco cuando veo arte, y es eso lo que procuro hacer como artista. No es siempre posible. El trabajo de artista es prueba y error y, de vez en cuando, acertar”, afirma.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .