La grandes formas de Joan Miró

el

La obra gráfica “Quatre colors aparien el món 4, Edición 50/50″, del artista catalán se encuentra en la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Joan Miró, 1893, Barcelona, fue una de las grandes figuras del arte del siglo XX a nivel internacional, y desarrolló un personal lenguaje cercano al surrealismo que influenció poderosamente tanto en sus contemporáneos como en las generaciones siguientes. Se formó en Barcelona, primero en la Escuela de la Lonja y posteriormente en la Academia Galí, de espíritu más renovador. En esa escuela y en el Cercle Artístic de Sant Lluc, también en Barcelona, el joven Miró conocerá a algunos de sus grandes amigos, como el crítico Sebastià Gasch, el poeta J.V. Foix, el pintor Josep Llorens Artigas o el promotor artístico Joan Prats. Así, desde sus años de formación se relacionó directamente con los círculos más vanguardistas de Barcelona, y ya en la temprana fecha de 1918 realiza su primera exposición, en las Galerías Dalmau de Barcelona.

En 1920 se traslada a París y se encuentra con Picasso, Raynal, Max Jacob, Tzara y los dadaístas. Estos serían los años cruciales de su carrera artística, en los que Miró descubrirá su lenguaje personal. En París entabló amistad con André Masson, en torno a quien se agrupaba el denominado grupo de la Rue Blomet, futuro núcleo del surrealismo. Así, bajo la influencia de los poetas y pintores surrealistas, con quienes compartía muchos de sus planteamientos teóricos, va madurando su estilo; trata de trasponer a lo visual la poesía surrealista, basándose en la memoria, la fantasía y lo irracional. Desde este momento su estilo inicia una evolución que le lleva a obras más etéreas, en las que las formas y las figuras orgánicas se reducen a puntos, líneas y manchas de color abstractos.

En 1924 firma el primer manifiesto surrealista, aunque la evolución de su obra, demasiado compleja, no permite adscribirle a ninguna ortodoxia determinada. Su tercera exposición en París, en 1928, supone su primer gran triunfo: el Museo de Arte Moderno de Nueva York adquiere dos obras suyas. A partir de los años treinta Miró se consagra como una de las figuras más destacadas del panorama artístico internacional, así como uno de los creadores clave del siglo XX. Regresa a España en 1941, y ese mismo año el Museo de Arte Moderno de Nueva York le dedica una retrospectiva que supondrá su definitiva consagración internacional. Durante la década de los cincuenta experimentó con otros medios artísticos, como el grabado, la litografía y la cerámica. Desde 1956 y hasta su muerte, en 1983, reside en Palma de Mallorca en una suerte de exilio interior, mientras crece su fama internacional.

Miró comenzó a hacer obra gráfica en 1928. Es después de la Guerra Civil cuando la litografía tiene un lugar preferente en su producción, dedicándose a ella con la misma intensidad que si se tratara de una pintura o un dibujo. Las obras de esta última etapa, a partir de los años 70, donde se encuadra la obra de nuestra colección, muestran un gran dominio de la técnica. Miró descompone el color en planchas diferentes para obtener nuevos resultados, imprime colores de manera superpuesta o incorpora manchas y salpicaduras, con múltiples variaciones. La influencia de la pintura norteamericana se refleja en muchos de estos experimentos. Paralelamente, el interés por la caligrafía japonesa también se hace evidente, tal como se puede ver en el trazo de algunas de las composiciones exhibidas.

“Quatre colors aparien el món 4, Edición 50/50”, aguafuerte y aguatinta sobre papel. Obra de la Colección FCDP.

La simplificación de las formas, la fuerza del color, la valoración del fondo del papel y su particulares signos y símbolos se entrecruzan en un todo plástico y poético que nos remite a su particular universo. El negro y el azul nocturno se enfrentan al rojo y al amarillo, jugando con la estrella, el punto, la luna y los pelos, algunos de sus signos característicos . La belleza de la obra radica en su ritmo gráfico y colorístico, en su impacto visual, ajeno al intento de comprender lo que representan las imágenes.

Joan Miró, fotografiado con el pincel y la paleta en su estudio en 1942

A lo largo de su vida recibió numerosos premios, como los Grandes Premios de la Bienal de Venecia de 1954 y de la Fundación Guggenheim en 1959, el Carnegie de Pintura en 1966, las Medallas de Oro de la Generalitat de Cataluña (1978) y de las Bellas Artes (1980), y fue nombrado Doctor Honoris Causa por las universidades de Harvard y Barcelona. En la actualidad su producción puede contemplarse en la Fundación Joan Miró de Barcelona, inaugurada en 1975, así como en los principales museos de arte contemporáneo de todo el mundo, como el Thyssen-Bornemisza, el MoMA de Nueva York, el Museo Reina Sofía de Madrid, la National Gallery de Washington y el MNAM de París entre otros.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .