La maestría de Hernández Pijuan

el

La obra “Llum blanca a la Alhambra 2”, 1999 pertenece a la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Joan Hernández Pijuan nace en Barcelona en 1931. Estudió en la escuela Llotja, escuela de artes y oficios de Barcelona y en la escuela de Bellas Artes de Sant Jordi en Barcelona entre 1952 y 1956. En 1953 realiza su primera exposición mostrando un estilo expresionista y con resonancia existencial. En 1959, junto con Planell, Alcoy, Rovira Brull y Terrí, fundó el grupo Sílex. Su obra artística ha evolucionado desde el expresionismo inicial hacia una figuración geométrica. Muere el 28 de diciembre de 2005.

“Pintura verda i negre”, 2005. Óleo sobre tela 180x 150 cm.

A la pintura ha dedicado exclusivamente su labor, y por ella ha reunido conocimientos que lo convierten en maestro de artistas. Durante los años 1957 y 1958 residió en París, donde estudió técnicas de estampación, descubrió y estudió el arte de la primera mitad del siglo XX e inició la búsqueda que ha considerado siempre su preocupación principal: el espacio visual. Durante los años sesenta, Hernández Pijuan pintaba sobre fondos monocromos figuras simples –una copa de cristal, unas tijeras, un huevo– que rompen la planitud del cuadro y fingen un corte o una ranura por donde se vislumbra, cerrado, un espacio ulterior.

“Llum blanca a la Alhambra 2”, 1999, 146 x 114 cm, óleo sobre tela. Obra de la Colección FCDP.

En la exposición retrospectiva «Espacios de silencio», celebrada en 1993 en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Pijuan eligió como fecha inaugural de su trabajo pictórico –o, al menos, del que él mismo consideraba «museable»– el año 1972. Los paisajes que pintó aquel verano le convencieron de que empezaba a alcanzar su independencia. Su obra de los años ochenta se caracterizó por la vuelta al dibujo y la espontaneidad de tratamiento de los temas, por lo general abordados en series en las que la subjetividad del pintor marca su propio territorio. En los años noventa, a una auténtica explosión y multiplicación cromática se añadió el tratamiento rítmico de la superficie pintada. Sus obras del siglo XXI llevaron esos rasgos a una de las formulaciones más ricas y densas de la pintura internacional. Entre 1992 y 1998, Hernández Pijuan fue decano en funciones de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, además de Académico Numerario de la Real de Bellas Artes de San Fernando. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) de Madrid y el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA) le dedicaron sendas retrospectivas importantes. Participó en el pabellón de Italia de la Bienal de Venecia (2005).

joan Hernández Pijuán posando ante una de sus obras.

Recibió numerosas distinciones durante su carrera, entre ellas el Premio de Grabado en la Bienal de Ljubljana (1966), En 1985 la Generalitat le concedió la Creu de Sant Jordi. Y el destacado premio Nacional de Artes Plásticas (1989), así como los premios Ciudad de Barcelona a la Artes Plásticas y Nacional de Arte Gráfico, en los años 2004-2005.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .