Las geometrías perfectas de Illán Argüello

Las obras “El Puerto” y “Calor, Mar y Nubes” del artista madrileño se encuentran en la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Illán Argüello, (Madrid, 1968), su obra está basada en las matemáticas y en la arquitectura, son situaciones oníricas que ocurren en un entorno frio y geométrico donde cada plano y el peso de los colores tiene un simbolismo diferente.

Así mismo Argüello dota a sus obras de una atmósfera y una poética misteriosa que el artista propone y que invita a soñar. El edificio, la máquina y en ocasiones el personaje solitario son los tres temas principales como partida para construir una pieza, donde todo se ordena con precisión milimétrica. Comparte con el surrealismo el referente de los sueños en sus temáticas, pero hay grandes diferencias. El surrealismo asume que las creaciones son inverosímiles, pero los sueños de Argüello, sin embargo, parecen perfectamente posibles, interactúan como los elementos surrealistas, pero no aluden a referentes comunes, sino a creaciones meditadas. Como reflejan las obras de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

“El Puerto”, 2018, 50 x 61 cm, óleo sobre lienzo, obra de la Colección FCDP.

No es surrealismo: es ficción narrativa. Sus mundos han existido, existirán o existen ya en alguna parte. Queda la impresión de que es el espectador un extraño en ese universo, innecesario, y que los elementos tienen sentido por sí mismos. Las obras no surgen del azar, son lógicas e inquietantemente coherentes, por lo menos en el lugar o plano al que pertenecen. Los sueños de Illán Argüello no nos llevan al interior de la mente, sino a otros confines de la realidad en los que apenas somos invitados ocasionales. En sus escenas suele desarrollar una figuración geométrica con edificios al estilo de la arquitectura fascista italiana, a su vez deudora del constructivismo ruso, la escuela Bauhaus y del cine expresionista alemán.

“Calor, mar y nubes”, 2018, 50 x 61 cm, óleo sobre lienzo, obra de la Colección FCDP.

Geometrías perfectas en entornos irreales. La conjugación de sus formas rectas con elementos fantásticos crea escenas que tanto podrían ser en un futuro lejano como antes de que el hombre, tal y como lo conocemos, caminara sobre la Tierra. La arquitectura sin naturaleza, fría, tiene un aire fantasmal. Las formas nos son familiares y resultan asociables a una era tecnológica, pero su pulcritud es impropia del presente y parece más cercana a civilizaciones más evolucionadas que la nuestra. Colores fríos, grises inanimados, pero el rojo contrasta como latido vital, sangre que lleva el rastro humano a cuerpos metálicos. El rojo resulta la nota discordante, el indicio de la violencia primaria, el grito disconforme del inadaptado. Su lenguaje sólo se puede extender, como sus paisajes oníricos, hacia el infinito.

El artista Illán Argüello posando con algunas de obras.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .