Los “jeroglíficos poéticos” de Graham Gillmore

La obra “The art of work in the age of reproductive mechanics” del artista canadiense se encuentra en la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Graham Gillmore nació en 1963 en Vancouver.Después de graduarse en el Emily Carr College of Art and Design en 1985, él y algunos compañeros fundaron el grupo artístico “Futura Bold”.En un año, esta fuerza creativa se incluyó en la exposición “Jóvenes románticos” en la Galería de Arte de Vancouver; y esto lanzó la carrera de cinco de los artistas jóvenes más destacados de Canadá. Con el éxito de esta exposición inicial, Gillmore se mudó a la ciudad de Nueva York.

Graham es un pintor conocido por su uso vitriólico del texto como una forma de arte dentro de un trabajo vanguardista y a menudo controvertido, introduciendo la discordancia esquizofrénica en un discurso simple que transforma su trabajo en una máquina que funciona como un plano de apropiaciones, donde el acto de grabar parece navegar entre la memoria. (autoconciencia) y la impersonalidad del acto pictórico, pero siempre basado en una constante falta de diferenciación entre capas, entre palabras o entre el producto terminado y el proceso.  Los colores (óleo y esmalte) no corresponden a los límites de las figuras ni al interior excavado de esos modismos, excediéndolos y conformando mediante texturas y veladuras un panel de asombrosos matices de ácida sensualidad. Jeroglíficos poéticos sin solución, sopas de letras que muestran la complejidad psíquica y la tensión nerviosa existente en enunciados comunes en la relación con nosotros mismos y con los otros.

“The art of work in the age of reproductive mechanics”, 2004, óleo y esmalte sobre madera. Obra de la Colección FCDP,

Las pinturas basadas en texto de Graham Gillmore y las piezas de técnica mixta son comentarios personales y culturales idiosincráticos sobre la interacción de lo visual y lo lingüístico. Utiliza fragmentos de texto, oraciones elípticas, frases que implosionan lógicamente y faltas de ortografía para dislocar y oscurecer la comprensión, y de lo contrario permite que sus gestos pictóricos incluyan tanto letras como significado. “Pienso en estos fragmentos seleccionados como una especie de ‘road kill’ lingüístico, esqueletos en los que colgar el material de la pintura”, dice el artista. Para Gillmore  la abstracción anula el texto de una manera destinada a reflejar el poder de lo visual para abrumar a la lingüística en el mundo exterior.

El trabajo de Gillmore desde la década de 1990 ha consistido en una serie de operaciones de superficie, en las que el texto y la pintura se cruzan en transmutaciones continuas de un estrato al siguiente, articulando paradojas o absurdos que están encapsulados y superpuestos, o presentados en un desorden anagramático.
El anagrama puede leerse textualmente, pero también involucra una serie de bloques de concreto en sección transversal: texto, papel y pintura entrelazados entre sí y con otros trabajos en una especie de lectura continua.

“Deep Inside, 1990″técnica mixta sobre lienzo.

Los desplazamientos entre estratos son literales. Son literales entre el texto y sí mismo, en una metátesis deliberada de palabras; en la figuración del texto escrito en la construcción incesante de anagramas, enlucidas con capas de color y palabras que han sido pintadas nuevamente o encapsuladas, que son al mismo tiempo como globos de diálogo donde las palabras salen, entran, desaparecen y reaparecen en otra sección del lienzo. Todas son máquinas, cortadas y desplegándose entre sí, en las que la semántica deja de ser importante por la misma razón por la que una letra se transforma en un bloque pictórico mientras se comunica entre textos, entre palabras y entre capas.

“Domestic 2008”, técnica mixta sobre lienzo, 183 x 218 cms.

Como una repetición de la misma estrategia, la producción de Gillmore se lanza al infinito, donde sus piezas individuales no son importantes en sí mismas, sino más bien como una sola superficie de grabación, atravesada no por algo inefable, esa cosa que falta en nuestro cultura, sino más bien por afectos y el mundo que existe detrás, antes y a cada lado de una sola superficie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .