La ilusión espacial de Gonzalo Fuentes

La obra “Módulo III” del artista malagueño se encuentra en la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Gonzalo Fuentes (Málaga, 1991), licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Málaga, completó su formación realizando un Máster de Investigación en Arte y Creación en la Universidad Complutense de Madrid. El artista hace del estudio del espacio y la experimentación el eje de sus proyectos, partiendo de interiores arquitectónicos en los que investiga materiales, diseños, formas que se repiten y otras que son azarosas. Su propósito va más allá de la mera representación: despersonaliza los espacios hasta que esta falta de referencias a personas, geografías o momentos los convierte en lugares asépticos generadores de inseguridades, porque puede que en el pasado estuvieran habitados o que en el futuro lo estén, pero en el presente transmiten pura incertidumbre, que causa que lo que parece doméstico se torne en siniestro.

Esa combinación de elementos reales y distorsionados derivan en una suerte de abstracción geométrica, los elementos arquitectónicos se acentúan hacia lo futurista. A partir de espacios caracterizados por la construcción de planos, composición y colores que recuerdan a un mundo virtual, a una imagen digitalizada compleja, Gonzalo Fuentes indaga en el diseño y la arquitectura recreando una serie de espacialidades ambiguas, generadoras de un alto grado de inquietud y extrañeza.  A partir de elementos reales, la elección y deformación de los lugares, los convierte en una desfragmentación de los elementos que progresivamente avanzan hacia la abstracción geométrica de los planos figurativos que producen la ilusión espacial. Como refleja la obra de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

“Módulo III”, 2016, 170 x 220 cm ( Díptico, 170 x 110 cm c/u), Acrílico y esmalte sintético sobre tela. Obra de la Colección FCDP.

Con estos ingredientes abrazados al proceso del que han emanado sus creaciones, es el propio Gonzalo Fuentes quien, al ver sus cuadros, llega a admitir la importancia que la arquitectura ha jugado siempre en su universo creativo: “Al principio de mi carrera, la arquitectura me ofrecía una manera de ordenar el cuadro, de poder estructurar bien la composición y los colores, era una forma de entenderme; ahora ha evolucionado a algo más ambiguo que me permite jugar con los efectos, los colores, las líneas y los planos de color, la arquitectura es una excusa más para pintar”, afirma el artista.

Es muy destacable cómo la apariencia sencilla de la obra de Gonzalo Fuentes se revela completamente diferente al profundizar en ella: es bonita a la par que tremendamente compleja. En sus múltiples niveles de lectura, los enlaces con la vida real abarcan gran cantidad de campos del conocimiento: desde el arte urbano hasta el diseño de interiores, pasando por la arquitectura, el dibujo, el cine o el arte digital, todo ello concentrado en cada lienzo en una evolución exponencial que parece que no tiene límites.

El artista Gonzalo Fuentes posando con dos de sus obras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .