Las interrogaciones pictóricas de Ferrán García Sevilla

La obra “Sama 19” del artista mallorquín se encuentra en la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Ferrán García Sevilla, Palma de Mallorca, 1949. En 1969 se traslada a Barcelona, donde estudia Historia del Arte e Historia Moderna y Contemporánea, y donde tiene su residencia desde entonces. Sus inicios en los años setenta se enmarcan en la corriente del conceptualismo, cuestionando la función del arte, del artista y del consumo a partir de varias disciplinas como el vídeo y la fotografía. Desde finales de esta década hizo textos, cine, fotografía, body art y performances que le situaron en un lugar significativo en el arte conceptual del país, con obras experimentales y de crítica política; partiendo de los textos de teóricos de la ciencia y de filósofos clásicos y modernos, su obra se centra en el ámbito lingüístico y en los límites de la imagen y su representación.

García-Sevilla-Adan-i-Eva
“Adan i Eva”, 1980, colección Ayuntamiento de Palma.

La inmersión que Ferran García Sevilla realiza en el terreno de la pintura durante la década de los años ochenta le sitúa en una posición radicalmente periférica a la misma, al tomarla como intenso experimento donde poder interrogarse, irónica y poéticamente, sobre el mundo, desde una mirada cósmica y mitológica, pero también cotidiana y aliada con las zonas salvajes, con la cual superar en cada obra las fáciles tentaciones subjetivas de la pintura. El artista se lanza así, a la creación de unas pictografías complejas, que provienen de pensamientos desmembrados y percepciones rotas, enraizados en una conciencia pos-moderna dramáticamente escéptica.

02-garcia-sevilla-2007
“Bol 16”, 2005, acrílico sobre tela, 152 x 172 cm.

Con su inigualable capacidad por transformar imágenes dadas, crea un sistema iconográfico plural y mudable, que desafía normas establecidas y gusta dejarse llevar por las contingencias de la razón, creando unos sistemas narrativos abiertos y contradictorios cuya iconicidad y mecánicas de representación surgen de la imperiosa necesidad de proyectar ideas provisionales antes que de formularse un estilo propio.  Es uno de los principales exponentes de la consagración de la pintura en Europa a principios de los años ochenta, década en que alcanza reconocimiento internacional y expone no únicamente en España, sino también en Francia, Reino Unido y Japón. Las obras de estos años muestran la influencia de Albert Ràfols-Casamada, Antoni Tàpies y, especialmente, Joan Miró.

El goteo y la pincelada rápida remiten al primitivismo característico de este género pictórico, combinado a finales de la década con sus frases irónicas y la incorporación de objetos cotidianos como libros o zapatos, trabajando la libre asociación de signo e imagen. A principios de la década de los noventa, amplía las imágenes con partes del cuerpo humano (manos, pies), y paulatinamente se vuelve más introspectivo, con intersecciones y superposiciones de elementos como el goteo y la línea. Como muestra la obra de la Colección FCDP.

sama
“Sama 19”, 1991,162 x 130 cm, Mixta sobre tela.

La obra de García Sevilla se encuentra en las colecciones del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Museo Patio Herreriano de Valladolid, la Fundação Museu de Serralves de Oporto, Les Abbatoirs FRAC Midi-Pyrénées de Tolosa, el Centro Pompidou de París y el MACBA entre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .