El lenguaje estéril de Juan Muñoz

La obra “Interior de Gabardina EJ. 4/35”, 1994, del artista madrileño pertenece a la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo De La Pintura y forma parte de la exposición Inequívoco.

Escultor, escritor, ilustrador y creador de artes auditivas, Juan Muñoz Torregrosa, el “poeta del espacio”, nació en Madrid en 1953 en el seno de una familia numerosa y bien asentada. Muñoz está considerado un referente en la renovación de la escultura contemporánea. Los dieciséis años que median desde 1984, fecha de su primera exposición individual, hasta 2001 en que realiza su última obra, le permiten crear un corpus artístico de una excepcional narratividad; con el que logra crear un espacio psicológico que implica al espectador y le obliga a reconstruirlo. Su concepción estética se basa en la creación de contenidos radicales con formas tradicionales como sus suelos ópticos de reminiscencias barrocas que enmarcan y escenifican al personaje que los transita para  hacerlo actuar.

“Interior de Gabardina EJ. 4/35”, 1994,165 x 125 cm, manera negra, obra de la Colección FCDP.

Muñoz forma parte de la primera generación de artistas que reintroducen la figuración en la escena artística y posee además una extraordinaria habilidad para urdir narraciones en atmósferas cargadas de teatralidad. Este grabado perteneciente a la colección de La FCDP, “Interior de Gabardina EJ. 4/35 data de 1994. Los motivos son piezas de mobiliario, pero a través de ellas es fácil hacer una lectura sobre la soledad y reconocer juegos espaciales complejos, como los que dan vida a muchas de sus esculturas. Acercarnos a estas series menos conocidas de Juan Muñoz nos dan la pista para calibrar la autenticidad de un talento extraordinario, al que su iconografía le identifica sin titubeos pero cuya lectura rápida o mediática puede llegar a traicionar la gran riqueza de su producción. Una obra dedicada en todo caso, a desmenuzar los extrañamientos que pueden instar al alma humana a volcar en el mundo todas las asperezas y desconsuelos que la angustian.

Desde la aparente locuacidad de sus diálogos, la obra de Juan Muñoz habla del mutismo y la ininteligibilidad de un lenguaje estéril, a través del cual la identidad del yo queda relegada a la nada al no conseguir hacerse entender por sus semejantes. La representación se hace a sí misma a base de gestos corporales, movimientos congelados y puestas en escena con apenas uno o dos elementos que exponen situaciones inconclusas de fuertes connotaciones psicológicas.

Tras recibir en el año 2000 el Premio Nacional de Artes Plásticas, Muñoz fue el primer artista español en exhibir su obra en la Sala de las Turbinas de la Tate Modern de Londres con su obra Double Bind(Doble vínculo), 2001, su última creación, además de estar considerada su obra cumbre, con la que profundiza en la idea de que “la obra es tanto la solución como su búsqueda”. Muñoz fallece en la cima de su carrera a los 48 años, poco antes de inaugurarse su retrospectiva en el Hirshhorn Museum de Washington.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s