La contraposición natural de Ángela Cuadra

el

Dos obras de la artista madrileña, pertenecientes al año 2014, forman parte de la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Ángela Cuadra (Madrid, 1978) se licenció en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Vinculada a una nueva generación de artistas madrileños, la obra de Ángela Cuadra gira en torno a las tensiones que surgen de la contraposición entre lo natural y lo artificial, lo público y lo privado. Habitualmente trabaja con material preexistente que ya tenga una carga semántica, una historia, una significación, para dotarlo de un nuevo sentido, a través de su reelaboración y puesta en escena.

“Sin titulo”,130 x 160 cm. Serigrafía sobre papel, madera, collage. Obra de la colección FCDP.

Le interesa el dibujo en tanto forma de materializar ideas muy rápidamente. Trabaja a partir de imágenes o textos preexistentes que de alguna manera trata de dotarlos de una nueva vida, con el fin de explorar los límites entre lo natural y lo artificial, lo público y lo privado.

Su trabajo comenzó a difundirse a principios de esta década en el circuito independiente, en muestras como Casas y Calles, Mirador 05, Feedback y Off Limits. Ha expuesto en el Centro de Arte Joven, en el CAAM de Las Palmas, en el Centro Baluarte de Pamplona y en espacios independientes como Frágil, OTR o Espacio F. Ha sido adjudicataria de una Ayuda a la creación del C. C.  Matadero en 2010 y en 2012 de las Ayudas a la Producción en Artes Plásticas de la Comunidad de Madrid. Recientemente ha participado en la feria internacional Supermarket Art Fair de Estocolmo con Off Limits y en Jugada a Tres Bandas con Columpio Drawing Gallery y FelipaManuela.

“Sin título”, 2015. Aluminio, papel, madera, dibond. 61×72 cm .

En 2013 nace, Salón,  que se ha sumado a esa necesidad de salir de la exposición al uso que tenía la artista. Tras él está el comedor-estudio-sitio de reuniones de Ángela Cuadra y Daisuke Kato, su pareja y también artista. Es su casa y ese es el aspecto que ellos mantienen cuando invitan a comisarios y artistas a hacer exposiciones allí. Duran dos o tres días y el impacto puede llegar a diluirse por su propio carácter efímero, pero los espacios independientes como este tienen un papel fundamental más allá de lo temporal y lo espacial: actúan allí donde estructuras más grandes no llegan, en la base. La fórmula, dicen, es sencilla: “tener las ganas y el entusiasmo de dar un paso más, decidir abrir un poco ese círculo y organizar veladas abiertas en torno a una exposición, brindando a aquellos cuyo trabajo apreciamos la posibilidad de realizar una propuesta expositiva en total libertad.

Ángela Cuadra posando en su casa-estudio-sala de exposición.

“Cuando pusimos en marcha Salón no lo hicimos para darnos visibilidad, sino para cedérsela a gente que valoramos y que creíamos que era importante que los demás conocieran. Es decir, lo organizamos pensando en las exposiciones que nos gustaría a nosotros ver”, afirma Cuadra. El proyecto les ha permitido trabajar codo con codo con artistas y comisarios, y con otros colegas de profesión; y participar en las principales ferias alternativas de arte contemporáneo nacionales e internacionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s