La acertada captación de la atmósfera de Ráfols-Casamada

el

La obra “Dins el Blanc II”, 1993, del artista catalán, pertenece a la colección de la Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Albert Ráfols-Casamada (Barcelona, 1923-2009), inició estudios de arquitectura, que luego los abandonó para dedicarse de lleno a las artes plásticas, gracias al apoyo continuo de su padre. En 1950 obtuvo una beca para poder viajar a Francia, y se instaló a Paris hasta 1954 junto a su esposa, la también pintora Maria Girona i Benet.

“Dins el Blanc II”, 1993, acrílico sobre tela, obra de la colección FCDP.

Se inició en el arte pictórico dentro de la corriente artística postexpresionista y figurativa; pero posteriormente su obra se movió dentro del estilo abstracto. Sin poder encasillarse, su evolución artística también se ha reflejado en el mundo del teatro con la creación de diversas escenografías y decorados.

Casamada es una de las figuras centrales de la abstracción lírica española. Hijo del también pintor Albert Ráfols, se inició en el dibujo a una temprana edad. Toma contacto con los hallazgos del Noucentisme, movimiento de renovación del arte catalán, y de las primeras vanguardias, especialmente con la obra de Pablo Picasso, Georges Braque y Joan Miró a través de diversas publicaciones; y se adiestra en la poesía, comenzando por la de los poetas del 27.

Ráfols- Casamata en su estudio en el año 2003.
“Blau Ancic”, 1990, 195 x 195 cm, óleo sobre tela.

Aunque en1948 abandonó sus estudios de arquitectura para dedicarse plenamente a la pintura, una concepción estructurada de la realidad estará permanentemente presente en toda su producción desde que comienza a abordar la abstracción, superada su primera etapa figurativa esquemática. Cuando se traslada a París, ciudad que será, como para tantos otros artistas españoles, una fuente incalculable de conocimientos y estímulos; seguirá ampliando, de igual manera, su interés por la poesía al entrar en contacto con la producción francesa de autores como Paul Éluard, René Char, Louis Aragon o André Breton. Su regreso a Barcelona supondrá la depuración de su abstracción a la que se entregará completamente a partir de 1958 y a consecuencia de su inmersión en el estudio del paisaje

“Día Plujós”, 2002, acrílico sobre lienzo, 180 x 180 cm, colección Museo Reina Sofía.

El expresionismo abstracto norteamericano será una de las mayores influencias presentes en su obra desde que visitara en Madrid una exposición que le puso en contacto con la obra de Mark Rothko, Barnett Newman o Jackson Pollock, herencia que se unirá a la ya adquirida por Ráfols-Casamada de los paisajistas clásicos. Para este artista el paisaje es una expresión de su concepción del mundo, es un registro vivencial directo a través de cuatro elementos básicos para él como son el color, la mancha, la estructura y el ritmo. Las tonalidades empleadas por el artista catalán así como su acertada captación de la atmosfera, en muchas ocasiones plena de reverberación lumínica, determinan su estilo pictórico propio.

En 1980 fue galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas, y en el 2003 con el Premio Nacional de Artes Visuales de Cataluña concedido por La Generalitat. Su obra se encuentra en importantes colecciones y museos nacionales e internacionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s