La gran dimensión abstracta de Broto

Las obras “Hiran I” y “Vestigia Vitae”, del artista maño, pertenecen a la colección de la Fundación Canaria Para el Desarrollo de la Pintura.

José Manuel Broto nace en Zaragoza en 1949, donde realiza estudios en la Escuela de Artes y Oficios. En 1972 se traslada a Barcelona, donde fundó el grupo Trama junto a Javier Rubio, Xavier Grau y Gonzalo Tena, quienes a parte de exponer también editarán una revista artística del mismo nombre, de la que sin embargo sólo aparecieron dos números (1976-1977). No obstante, tras la disolución del grupo, Broto se adentra en un lenguaje cercano al expresionismo abstracto, que incorpora a su obra un paisaje de naturaleza primitiva. Mostrará estas nuevas obras en su primera exposición individual en París, celebrada en 1984. Al año siguiente, 1985, deja Barcelona y se instala en la capital francesa, donde pasará diez años y coincidirá con otros artistas españoles como Barceló, Campano o Sicilia.

“Hiram I”, 1994, óleo sobre lienzo. Obra perteneciente a la colección FCDP.

En su etapa parisina Broto sustituye los temas románticos por formas más austeras y abstractas, y su obra se llena de formas orgánicas relacionadas con la tradición ascética y mística. A mediados de los noventa regresa a España, esta vez afincándose en Mallorca. Ya como artista maduro, practica una neoabstracción directamente vinculada a la escuela catalana de los setenta, influida en sus orígenes por los principios estéticos y plásticos del grupo francés Soporte/Superficie, que en 1966 reivindica un regreso a la pintura tras el desorden producido por los movimientos conceptuales. A partir de 1998, su abanico temático se amplía con figuras espaciales, transparencias, formas atmosféricas, etc; combinadas con un tratamiento colorista y una rigurosa estructura.

La importancia concedida al vacío y la creación de atmósferas son dos características presentes en la toda la producción de Broto. La indiscutible capacidad para las combinaciones de colores de Broto, constituye una interpretación de la trascendencia a través de una abstracción más colorista y sobrecargada que la realizada por sus antecesores. Broto, declarado artista abstracto, afirma que: “desde siempre, desde los 17 o 18, no ha sentido una tentación realista”.

Obra perteneciente a la colección FCDP. “Vestigia Vitae”, c. IV, 1990, acrílico sobre cartón.

La pintura de José Manuel Broto surge del contraste, mezclando conjuntamente el rigor y la libertad, la fluidez, la transparencia del gesto manual y la opacidad. El artista trabaja las contradicciones de la materia, el color y la forma con el fin de unirlos a la posibilidad de nuevas dimensiones. Ha sido premiado con el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1995. ​ En 1997 recibe el Premio ARCO de la Asociación de Críticos, en 2003 el Premio Aragón Goya de Grabado, y en 2017 el Premio Nacional de Arte Gráfico. Asimismo, algunas de sus obras se pueden encontrar, además de en los principales museos contemporáneos españoles, en otros como el The Metropolitan Museum of Art, de Nueva York; el Ateneum Museum, de Helsinki; la Colección Preussag, de Hanover; o, el The Kampo Collection, de Tokio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s