El lenguaje propio de Miguel Ángel Campano

La obra “Sudario”, 2002, del artista madrileño, pertenece a la colección de La Fundación Canaria Para el Desarrollo de La Pintura.

Miguel Ángel Campano, (Madrid, 1948), es uno de los referentes de la renovación de la pintura española en la década de los ochenta, junto a otros nombres como Ferrán García Sevilla, José Manuel Broto, José María Sicilia o Miquel Barceló.

“Sudario”, 2002, 118 x 80 cm, mixta sobre lienzo, obra de la colección FCDP.

Cursó estudios de Arquitectura en Madrid, y la carrera de Bellas Artes en Valencia. En sus inicios, su pintura se caracterizó por una abstracción basada en el informalismo, pero a partir de 1973 se transforma en una pintura más fluida relacionada con las abstracciones geométricas. En estos años conoce a José Guerrero, un artista fundamental en diferentes momentos de su trayectoria. A finales de los setenta se instala en París, donde abandonando las rígidas estructuras geométricas, por una pintura que recuerda más a la Escuela de Nueva York y el Expresionismo Abstracto.

Su temprana participación en importantes exposiciones, le certificaron entre los artistas jóvenes más significativos de la la nueva década y uno de los referentes de la denominada renovación de la pintura española de los años 80.

“Mistral I”, 1980, óleo sobre lienzo.

La obra de Campano se caracteriza por el gesto amplio, la riqueza del color, intenso y enigmático, y los grandes formatos. Su interés en la tradición clásica le ha llevado a hacer reinterpretaciones de los grandes maestros, creando series basadas en obras de Cézanne (para la cual viajó por la Provenza francesa y los alrededores de la montaña de Saint Victoire), Delacroix y Poussin, entre otros.

Campano ha abordado, durante su trayectoria,  las más variadas técnicas pictóricas y estilos, convirtiendo la dualidad figuración-abstracción en la marca distintiva que le sirve para configurar un lenguaje propio, e individualizar su producción entre las diferentes corrientes artísticas. La obra de Campano, Premio Nacional de Artes Plásticas en 1996, se convierte en un lugar de experimentación y transgresión privilegiado, que cuestiona de manera permanente la pintura desde dentro de la propia pintura.

“Colores I”, 2006, óleo sobre lienzo.

En los últimos años, dado su delicado estado de salud, Campano ha tenido una pausada trayectoria expositiva, pero disfruta de una amplia representación museística; y su obra forma parte de las más prestigiosas colecciones de museos como: Museo de Arte Abstracto Español (Cuenca), British Museum (Londres), Museo de Bellas Artes de Bilbao, Museo Nacional Centro de Arte contemporáneo Reina Sofía (Madrid), Banco de España (Madrid), Centro Georges Pompidou (París), Fundación Juan March (Madrid), Museo Municipal de Madrid etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s