Curro González, lo narrativo hecho pintura

Vértigo en Rojo, es la última obra de Curro Gonzalez  en incorporarse a la colección de la Fundación Canaria Para el Desarrollo de la Pintura, que atesora otros títulos del autor, como “Baile Maratón”, 1999 o “La extraña pareja”, 2005. Un autor que narra historias a través de sus lienzos.

Curro González, (Sevilla 1960), forma parte de los artistas conocidos como “la generación sevillana de los años 80”.  Es un autor que cuenta historias a través de sus pinturas, y que se caracteriza por su obra colorida, de discurso irónico en clave de humor. Curro hace tiempo que introdujo con soltura el movimiento a sus representaciones pictóricas, donde la ironía y el sentido del humor, habituales en su obra, constituyen dos elementos con los que se aleja de un discurso cargado de solemnidad; al tiempo que juega constantemente con la disposición perceptiva del espectador en sus creaciones.

“Baile Maratón, 1999”, óleo sobre lienzo, 225×374 cm, obra perteneciente a la colección FCDP.

La obra de Curro González, también reflexiona e ironiza sobre los condicionamientos de la creación artística y el complejo papel del artista en las sociedades contemporáneas. La mirada escéptica, referida a la esfera del mundo artístico, se resuelve con una reacción crítica no exenta de distanciamiento cínico. En esos parámetros, la obra de Curro discurre entre la ironía, el absurdo, la realidad, y provocando una gran sonrisa.

Conocedor de los trucos ópticos, como los pintores antiguos, a fuerza de mirar sus cuadros, el espectador va encontrando los correctivos que agudizan la visión.Tras una etapa de juventud marcada por el expresionismo abstracto norteamericano, se convierte en uno de los pintores sevillanos más destacados de la figuración. El dibujo y la ironía son la clave para entender una pintura cargada de referencias culturales, literarias y filosóficas.

“Vértigo en Rojo”, 2015, acrílico sobre tela, 195 x 215 cm.

“Vértigo en Rojo”, 2015, pieza hecha a comisión para la exposición Al Rojo Vivo, refleja un hotel llamado “Nada”, pero en el que en realidad ocurren muchas cosas, y donde Curro con su magistral pintura, ha unido distintos personajes estrategicaménte ubicados, envueltos en un juego de luces, perspectiva y colores que envuelven el fabuloso lienzo.

Curro González es, sin ninguna duda, uno de los pintores más importantes de esa generación de los años ochenta. Su obra figura ya en las más importantes colecciones y museos españoles como la Fundación La Caixa, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la colección Banco de España, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, la colección Cajamadrid, la Fundación Coca-Cola, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s